Alemania: un pueblo produce más energía de la que consume

wildpoldsried ciudades solares

En 1999 los habitantes del lugar votaron para instalar paneles solares en los edificios públicos.

El pequeño pueblo de Wildpoldsried genera seis veces más energía renovable de la que necesita. Te contamos de este proyecto que se erige como modelo para el mundo.

Los gobiernos del mundo cada vez incluyen más en su agenda medidas que hagan de sus países lugares más sustentables y amigables con el ambiente. Alrededor del globo se proclaman leyes para evitar la contaminación y para propiciar el uso de energías renovables.

Sin embargo, son contados casos en los que la iniciativa la toman los habitantes.

Este pequeño pueblo de cinco mil habitantes se ubica a 100 kilómetros de Múnich, en Baviera. Se alza en una zona montañosa donde se pueden observar siete aerogeneradores y múltiples paneles solares instalados en los establos y las casas. Es así como Wildpoldsried produce seis veces más energía renovable de la que puede consumir.

El fenómeno de Wildpoldsried se produce en el marco de la política de transformación energética en Alemania, llamada Energiewende, para reducir la dependencia de energía nuclear e hidrocarburos.

En 1999 los habitantes del lugar votaron para instalar paneles solares en los edificios públicos, con el objetivo de que en 2020 toda la energía consumida en la aldea fuera renovable. Esta meta se cumplió en el año 2012.

A su vez, fueron invirtiendo paulatinamente en los aerogeneradores que proporcionan gran parte de la energía renovable del lugar. Las inversiones provinieron de los vecinos preocupados por reducir la huella contaminante en el medioambiente por uso de otras energías.

wildpoldsried3 ciudad solar

Modelo de sustentabilidad

Wildpoldsried no sólo aprovecha la energía solar y eólica. Entre otras medidas ecológicas, el pueblo cuenta con una tubería que cruza el lugar para transportar combustible generado en una planta de biogás, cuya materia prima proviene de los desperdicios de vacas y del maíz.

A su vez, el calor se utiliza para calentar el agua de las viviendas. De esta manera, tanto la producción como el consumo de combustibles es totalmente “verde” y se vuelve accesible a los usuarios que son a su vez productores. El costo del kilovatio se reduce a tan solo 0,57 de euro.

Hace casi 20 años, en la consulta conocida como «liderazgo de innovación para Wildpoldsried», la ciudadanía pensó proyectos para 2020. Entre las áreas abordadas se encontraron: la energía renovable y el ahorro, construcción ecológica con materiales ecológicos, y protección del agua y recursos acuíferos.

Con estos proyectos en mente, Wildpoldsried no descansa en sus metas logradas, sino que visualiza mejores ideas para continuar con su compromiso con el cuidado del ambiente

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: